Temas de sexualidad

Loading...

jueves, 18 de marzo de 2010

Tuve sexo con mi profesor de la Universidad

Soy estudiante de administración de empresas, desde que ingrese a la facultad me gustaba mucho un profesor, él en ese momento tendría unos 30 años mas o menos, soltero pero con novia, por más que le hechaba un ojo, no se daba cuenta o no quería darse cuenta, su novia es alta, delgada pero fea, nada que ver conmigo, yo soy baja de estatura, y bueno con muchas curvas, pero sin llegar a estar godita, y claro guapa.

Hasta que por fin tuve la ocasión de acercarme a él un poco más en el aniversario de la facultad y se hizo un baile en un bar de Quito. Edison mi profesor favorito fue solo, eso era lo más sorprendente, estuvo con algunos de mis compañeros platicando, hasta que luego algunos se fueron a bailar, yo me acerque y ahí estuvimos platicando, hasta que Judith una de mis compañeras que también le hechaba ojo se lo llevo a bailar, y ahí me di cuenta que esa noche sería mi oportunidad y no podía desperdiciarla, cuando dejaron de bailar, él se acerco a la barra donde yo estaba tomando un cerveza, y como que no queriendo me acerque a él, y le pregunte que tal estaba pasando, me dijo que muy bien, y me invito otra cerveza, y se la acepte, estuvimos platicando un buen tiempo, y me invito a bailar, bailamos toda la noche, todos mis compañeros sabían que me gustaba mucho ese profesor y estaban sorprendidos por que él siempre se mostró muy serio en la facultad, yo estaba en la luna.

Cuando se termino el baile, se ofreció a llevarme a mi casa, y pues claro que acepte, no podía dejar pasar la oportunidad y la noche se estaba acabando, cuando llegamos a mi casa, el muy caballeroso se bajo del coche y me abrió la puerta, me llevó hasta la puerta de mi casa y ahí se despidió, yo estaba temblando, no sabia que hacer y las ideas se me iban de la cabeza, le tome de la mano y lo bese en los labios, él se aparto, pero luego poco a poco se me fue acercando y me dio un beso tan rico, fue muy tierno, yo sentía derretirme en sus brazos, que me rodean por la cintura, luego me fue besando el cuello, y yo cada vez me plantaba más en la luna, hasta que se detuvo, me miro a los ojos y sin decir nada se fue, yo me quede helada, estaba en el limbo y luego me deja en el polo norte, a la mañana siguiente que era sábado, y como a eso de las 11 de la mañana, entro mi madre para decirme que tenia una llamada, y era de él, quería hablar conmigo, me cito en un café por la tarde, y ahí estuve, el estaba muy serio, y me pidió una disculpa por lo que había pasado, que eran las cervezas que lo había puesto así, y que ese día había terminado con su novia, y para colmo que yo era muy guapa, yo me sentí peor, le dije que no había problema ya que él a mi me gustaba pero que nada más que eso solo había sido el momento, y era la verdad me gustaba y poco mas, pero ese de quererme enrollar con él para nada.

El lunes en clases mis compañeros estaba con el chisme más grande del mundo que según ellos yo era su novia, pero bueno se los aclare. Pasaron dos meses y íbamos a entrar en exámenes semestrales, a la clase de Rodrigo yo no entre desde ese hecho y en los exámenes no fue nada bien, varias veces nos topamos por los pasillos y nos quedábamos mirando, cada día que pasaba me gustaba mas, y no soportaba verlo platicar con otras de mis compañeras o con las mismas profesoras, una tarde antes de que él se fuera me acerque para decirle que tenía dudas en algunos temas, si podía aclararlos, me justifique del hecho por el cual no había podido asistir a su materia, y pareció no interesarle, pero estaba dispuesto a ayudarme, el ultimo viernes me fui mas provocativa que nunca, me puse una minifalta, con unas botas altas, y una blusa muy ajustadita y un poncho, pero en el salón me lo quite, la blusa aparte estaba escotada, el mientras explicaba la clase vi como me veía las piernas y en una de esas me acerquea su escritorio, puse mis dos brazos en el escritorio y me incline, para que se me vieran las tetas, el empezó a sudar y a ponerse rojo, estaba muy excitado por lo que vi cuando se levanto, pero deje de provocarle, con eso tenia para que pensara en mi todo el fin de semana.

El lunes teníamos examen, y yo estaba segura que iba a reprobarlo, todos mis compañeros estaba respondiendo el examen y yo casi en blanco lo que sabia pues bien, pero lo demás lo deje en blanco, se fue terminando el tiempo y yo me estaba quedando sola en el salón, hasta que al final fui la ultima Edison estaba sentado sobre el escritorio observándome- si no sabes mas Fabiola entrega el examen- me dijo – no no- esperame un momentito, – si no sabes nada, por mas que espere no sabrás- en fin le dije, me levante y se lo entregue, me fui a la puerta y no se que me paso, que la cerré con seguro, y volvi hacia el, el estaba sonriendo – que pasa, que haces- quiero aprobar Edison, y no me refiero a la materia- fui poco a poco acercándomele, y cuando lo tuve cerquita, rápido le puse mi mano en su verga, ya la tenia grande, se la acaricie un buen rato, mientras nos besábamos, el no quería en un principio, pero mis labios no lo dejaron decir palabra, bese su cuello y sus orejas, sus respiración se volvieron mas agitadas, sus manos masculinas me recorrían todas mis piernas, las metió debajo de mi falda y acario mis nalgas luego las paso por debajo de mi tanga, yo mientras le mordía sus labios, sentía su aliento fresco, sus brazos recorriendome la cintura, los dos queríamos todo en ese momento, me baje y le baje la cremallera, saque su verga y se la comencé a besar por todos lados, tenia un sabor exquisito, me la metí a la boca y vi como el ponía sus ojos en blanco, la saboree un tiempo y luego el me tomo de los brazos y me puso recargada sobre el escritorio empezó a besarme nalgas, hacer círculos con su lengua, luego me beso el ano, eso fue brutalmente hermoso, y con su mano a meterme los dedos y ponerme mas caliente y mojadita, yo estaba jadeando de placer me empecé a mover y a darme golpecitos con el escritorio, yo estaba a punto de venirme, cuando me penetro por detrás, lance un gemido ahogado, para que no me escucharan y Edison hacia lo mismo, el me empezó a mover hacia delante y hacia atrás, me tenía tomada de la cintura, yo sentía como sus huevitos pegaban en mi clítoris, el escritorio empezó a moverse, mientras mi Edison empezó a dar suaves nalgadas, luego me estiro el cabello, estábamos los dos tan excitados, que hubo un momento en el que yo no podía contener mis gemidos, y empecé a lamer sus manos, cada uno de sus dedos, hasta que el empezó a moverse cada ves mas rápido a meterme y sacarme la verga con más rápidos y mas fuertes, yo me movia también a su ritmo y fue cuando por fin los dos terminamos rico, yo no quería que me saque la verga rica q sentía, quería mantener su miembro dentro de mi, rápido nos arreglamos las ropas y nos abrazamos, nos estuvimos besando un largo rato, que casi creo que se la puse dura de nuevo, pero unos golpes en la puerta nos interrumpieron.

El abrió la puerta y era su ex Julieta, ella se le quedo mirando con unos ojos de inquisidora y luego me miro – profe y cree usted que pase el examen- le dije, – si sigues haciendo los ejercicios como el de hoy vas a mejorar, por el momento el examen no dudo que lo apruebes- me respondió, le di una sonrisa calida y luego comencé a caminar hacia la puerta, me pare al lado de Julieta y me sonreí como queriéndole decir con la miradita lo que había pasado dentro del salón antes de que ella llegara, me fui tan feliz, después los vi de la facultad ella iba enojadísima y el detrás de ella, eso me dio una pena por él, pero lo mejor estaba por venir ese día por la noche, Edison me llamó para quedar conmigo, salimos todo ese fin de semana nos fuimos a Iabarras una ciudad que esta cerca de Quito, para que no nos vieran.

Hacer el amor con él fue una de mis más bellas experiencias, no es como los demás chicos que he conocido y eso que no es tan mayor, pero tiene una manera de ser, que a cualquiera volvería loca, desde entonces tengo siempre calificaciones sobresalientes, y no es por esa clase de ejercicios, aunque los seguimos practicando esporádicamente, si no mas bien es sentirme incentivada al saber que él me hará el amor cada vez más rico si yo tengo buenas calificaciones.

Es una lástima que haya vuelto con Julieta, pero las noches de los fines de semana donde descarga toda su pasion y ternura conmigo ya que terminamos teniendo sexo por teléfono y es sentirlo cerca y lo que es mejor me hace terminar muy rico.

martes, 2 de marzo de 2010

Mi primera penetración anal

Aquí voy a contares como fue mi primer anal. Era una tarde de domingo lluvioso que no apetece a nadie salir de casa, estaba con mi pareja en casa viendo la tele y bueno un poco aburridos asi que se me ocurrió ir a alquilar una película para ser el domingo menos aburrido y darle una sorpresa a mi novio. Me puse mis zapatos y me fui al videoclub entré en varias zonas y ninguna me convencía, había una zona que no había entrado y era la zona x empecé a mirar películas había de todo tema. Pero me llamó la atención una carátula de un video en la que estaba una chica rodeada de fuego y chicos también, decidía alquilar ésta al final. Fui para mi casa le dije a mi novio que había cogido una película en el videoclub el pensaría que era de acción, comedia… o algo así. pero su sorpresa fue cuando la vio empezar.
A mi me gusta mucho jugar con mi novio y le propuse que hiciésemos todo lo que hicieran en la película, todo, el acepto entonces empezamos. En la película le empezaron a comer la vagina a la chica y mi novio me lo comía, cuando acabaron el actor se mojaba su pene en semen y ella se la mamaba, nosotros hacíamos lo mismo. Era increíble el morbo y lo exitada que me puse al ver esta película mientras copiábamos lo que hacían los actores. Ahora estaban culiando rico ella de espaldas a él de pie, entonces me puse en posición y me metí el pene de mi chico por mi vagina que ya estaba mojadita y humeda, lista para la acción, después se pusieron ella boca bajo y el chico metiéndosela desde arriba y lo hicimos de igual forma. El tiempo pasaba y ellos seguían haciendo muchas posturas que me ponían caliente al ver esas imágenes, no lo puedo negar me daba ganas de estar ahí participando con mi novio dentro de esas escenas de la película.
Nosotros seguíamos al pie de la eltra esas posturas. Cuando de pronto elchico de la pelicula le comenzó a acariciar la parte anal de la chica, yo nunca lo he hecho así, siempre me han contado que es doloroso tener sexo anal, en mi mente estaba indecisa en hacer eso, pero la exitación era fuerte y mi novio empezó a acariciarme muy rico por atrás que ya sentía mcuha exitación en mi parte anal. Y bueno el actor se echo en el suelo boca arriba y la chica se sentaba despacito encima del miembro bien parado del chico, yo me eche un poco de lubricante en el culito y me senté despacito encima de mi novio y me estaba gustando muchísimo sentía como mi culito se dilataba por la exitación del momento, estaba entrando sola y eso que nunca había hecho el sexo anal mi novio estaba disfrutando mucho ya que estaba gimiendo, supongo a todo hombre le gusta sentir un culito apretadito como lo tenía yo.
En la película el chico le estaba culiando por la chuchita otra vez para acabar en la cara de ella, pero como yo estaba disfrutando mucho seguí por el culito mi novio ya no podía aguantar más ya que llevaba yo encima de su pene como unos diez minutos. Cuando quiso terminar lo hizo en mi boca mmmm..estaba dulce me termine tragando su leche ya que a él le gustaba mucho que lo haga, después de esta vez quise repetir más veces y disfrutar como una loca.
Ahora cada vez que tenemos sexo siempre le pido a mi novio que termine culiándome rico por mi culito, termino bien mojadita por mis dos lados y disfrutamos de los días tristes como el domingo, es una buena opción para salir de la rutina y terminar exitados, no les parece?

miércoles, 6 de enero de 2010

Mi nueva vecina me da un buena bienvenida

Me mude a un apartamento pequeño porque me quedaba más cerca de la universidad.Pasada las 9 de la noche tocaron a mi puerta y por la ventana vi que se trataba de una chica. Entre-abri la puerta y apareciò una mujer sencilla, de aproximadamente 35 años. Bajita y algo gordita.

Me dió la bienvenida al barrio por lo que yo respondì su cortesía con un pase adelante. Hablamos de todo un poco mientras yo preparaba cafè. En un canal de t.v. estaban dando una pelìcula xxx por lo que yo me disculpè.

Ella me dijo que la dejara porque ella nunca habìa visto nada. Así fuè, la dejè y eso me exitó mucho. La mujer me pidiò permiso para entrar al baño a lo que yo le dije entre bromas: si te vas a masturbar puedes hacerlo en la sala y sonreì.

Ella me volviò a ver y sonrio tambièn a la vez que tocaba sus pechos y abria sus piernas. Me inmutè y no sabìa que hacer pero me exitó tanto que yo le dije que tambièn lo harìa. Asì que las dos nos masturbamos frente la pelìcula. Estabamos tan exitadas que yo me acerquè y toquè sus pechos, lamiendo y mamando sus pezones. Sus pechos eran grandes y frondosos. Ella gemía sin control y yo acomodè sus piernas y abrí con mis dos manos su jugoza y rica vagina.

Mi lengua la pasaba lamiéndola despacio y en forma circular su clítoris que estaba caliente y humedo. Luego pasè mi lengua por toda su vagina subsionando sus labios vaginales. Vì sus jugos mientras penetraba mi lengua en su vagina y prendida en su clítoris. Se levantó y me acostó a mi en una mesa y me diò una generosa lamida. Sentí su lengua en mi chuchita mientras yo me tocaba mis pezones y los pellizcaba.

Pegamos nuestros clítoris y pezones movièndonos muy dulcemente hasta llegar al orgasmo las dos juntas. Hasta el momento nos vemos y la pasamos rico por las noches unas dos veces por semana, o cada vez que su novio no se encuentra.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Un trio muy especial

Esta es una historia de un trío que realicé con una pareja que conocí por medio de una revista sw.
Siempre me ha exitado la idea de participar con una pareja y hacer un trio hmh.

Al curiosiar por aquellas páginas de contactos sobre parejas para hacer trio contacte con una que estaba dentro de mis gustos físicos y entorno. Después de escribirnos e intercambiar teléfonos, acordamos el día que nos conoceríamos, ellos son de otra ciudad del Ecuador, pero viajarían de vacaciones a Quito, que es donde yo vivo. Por teléfono él me había comentado que era la primera vez que harían algo así, que él tenía la inquietud de verla con otro teniendo sexo, ya lo había platicado con ella y estando en la cama ella le decía que si, pero que dudaba un poco después de pasada la calentura, y que estando acá, tal vez se animaría, ya que acá no los conoce nadie.

Cuando estuvieron aquí, me llamó él, me dijo donde estaban y fui para allá, nos presentamos, ellos son un poco más bajitos que yo, de unos 37 años aproximadamente, agradables personas. Después de un rato de estar charlando parecía que nos conocíamos de tiempo antes, fuimos a bailar ya que a ellos les gusta mucho, con la intención de que ella con unas copas, perdiera los nervios. Al estar un buen rato bailando, nos dispusimos a retirarnos a un hotel, entramos al cuarto, él se sentó en una silla que estaba al lado de la cama, me dijo que comenzara a besarla, ella estaba sentada en la cama, la abracé y comencé a tocarla, estaba un poco nerviosa, poco a poco se fue relajando, la besé y poco a poco correspondió al beso, la comencé a desnudar, el esposo observaba excitado, cuando estuvo desnuda le besé el cuello, sus senos, el abdomen, pero no permitió que le besara la vagina.

De pronto él se paró de la silla, y comenzó a besarla, me dijo: quiero ver que la penetres, me puse un preservativo, él le abrió las piernas y me dispuse a penetrarla, él observaba todo al lado de ella, se la introduje lentamente y comencé a moverme mientras él la besaba, ella comenzó a disfrutarlo, poco a poco se fue relajando y se movía cada vez que yo entraba y salía, con las piernas en mis hombros hacía movimientos circulares. Así estuvimos un buen rato hasta que terminé, pero él quería ver más y me dijo que se lo hiciera de nuevo. Me coloqué otro preservativo, le dijo que ella se me subiera estando yo recostado, ya que a ella así le gustaba y lo disfruta más, estando así, ella arriba de mí se movía muy rico, y gemía un poco más fuerte que al principio, sentía su chuchita bien caliente y mojadita, hasta que llegó al orgasmo, estuvo un buen rato cabalgando hasta terminar otras dos veces más. Después me volví a poner encima de ella y seguí penetrándola. Ahora ella ya lo disfrutaba más, y él también ya que se estaba cumpliendo su fantasía. Terminé y descansamos un poco, entonces él, se le subió y la penetro, con muchas ganas, ya que nos dijo que estaba caliente por lo que estaba pasando. Mientras él se lo hacía ella me masturbaba. Cuando el terminó me dijo que si ya me había cansado, a lo que contesté que no, entonces dijo: dale más, y así lo hice.

Mientras se lo hacía ella me besó y me dijo que lo estaba disfrutando, que le encantaba la idea de tener dos miembros para ella sola. Así estuvimos mucho rato, nosotros haciéndolo y él observando todo. Ya casi al amanecer, nos dispusimos a retirarnos, quedando de volver a repetir la experiencia, cuando ellos volvierana Quito. Esto hace ya más de un año, y hasta la fecha no han venido, pero les llamo de vez en cuando para saber como están, me dicen que esperan venir pronto, y yo espero que así sea. Mientras tanto sigo buscando conocer más parejas que quieran también realizar sus fantasías, ya sea que ellos quieran ver a sus esposas en acción, o para darle placer ambos. Hay a quienes les gusta ver a sus esposas siendo penetradas por otros hombres o los dos al mismo tiempoo más aún exhibiéndose. Este nuevo estilo de vida esta en auge en Ecuador y en sus ciudades, disfruten con responsabilidad.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Sexo con un amigo del chat

Luis tiene 26 años es un jóven gentil, caballeroso, muy buen conversador y según mi mujer, ciertamente guapo, con él chateábamos desde hacía dos meses atrás, en una oportunidad lo llamamos e invitamos a salir, pero cuando recibió la llamada, que fue inesperada y a altas horas de la noche, se puso nervioso y no supo que responder, fue para nosostros como una desilusión.

Al ver esa reacción cortamos y pensamos que jamás volveríamos a verlo y mucho menos llamarlo, a Cristina le fascina los hombres morbosos así que a mi parecer, Luis no encajaba dentro de nuestro perfil, después comprobamos que no era cierto. El , muy atento y amable nos pidió disculpas y una nueva oportunidad, llegó a nuestra casa alrededor de las 11.00 de la noche y trajo consigo una botella grande de vino Concha y Toro, después de haber agotado la conversación sobre su vida y la nuestra la forma como ve el sexo, empezó lentamente acariciar a Cristina hasta llegar a sus partes húmedas donde se prendió del culito y la vagina por espacio de una hora, mi mujer encantada, creo que era su especialidad, recorrió cada centímetro de su cuerpo con su lengua, en forma golosa diría yo, cuando llegó al ano le introdujo toda la lengua como si esta fuera una verga, en ese momento Cristina tuvo un orgasmo, de tal forma que, ella gozó cuando le tocó su turno y le dio una buena mamada, con lamida de testículos incluida, Luis me confesó que hacia buen tiempo no tenia sexo así que descargó bien rápido, en esta oportunidad, solo me dedique a observar y tomar fotos, deseaba que calentara muy bien a mi mujer y la dejara rendida para darle la estocada final, pero esta vez también me equivoque Cristina terminó con él y siguió conmigo ya en la intimidad de nuestro.

Hasta estos días Luis sigue fecuentándonos una vez por semana y deja a mi esposa muy caliente y con mas ganas de seguir culeando, sea ha convertido en una perrita en celo cada vez que Luis nos visita, y además a mejorado nuestra relación ítima.

viernes, 26 de junio de 2009

Una visita caliente

Esta es una de aquellas historias muy inusuales que pasa a diario. Soy una mujer atractiva, de tez blanca, ojos grandes y expresivos, unos labios carnsos, de grandes senos, bonitas piernas y aunque estoy un poco “llenita” ello no ha sido un impedimento, sino todo lo contrario.

Edisson me contactó ya que la empresa para la que trabaja en Estados Unidos lo enviaría a Quito un par de días y estaba en busqueda de una guia experimentada que no solo le mostrara los atractivos de esta hermosa ciudad sino también la calidez de sus habitantes.

Me invitó a su departamento en una barrio muy importante de la ciudad y, les puedo asegurar que todo el camino de mi oficina a su departamento, mi conchita se estaba humedeciendo en anticipación… sabía que ibamos a hacer travesuras calientes, habia sido algo que ambos externamos después de ver nuestras respectivas fotografías… sin embargo, la química puede ser traicionera en ciertos momentos. Llegué a su departamento, me abrió la puerta. Edisson mide 1.85, tiene una espalda ancha y musculosa, es rubio, de labios delgados y ojos expresivos; estaba vestido con unos pantalones casuales color negro y una camisa de cuello alto color gris acero, que acentuaban el color de sus ojos. Me besó en los labios y me invitó a pasar.

Nos sentamos en la sala y me sirvió una cerveza heladita. Me miraba mientras hablabamos seguro que me desvistió con su mirada con el paso de los minutos; me acerqué a la mesita de centro a dejar mi vaso y en ese momento se lanzó sobre mi, empezó a besarme apasionadamente, una de sus manos luchaba con los botones de mi vestido y la otra subia por mis muslos con un deseo tan ardiente como hace mucho no lo sentía. Yo acerqué mi mano a su cinturón y logré desabrochárselo, abri sus pantalones y sentí su delicioso pene… mmmm solo de recordarla se me hace agua la boca… mide aproximadamente 21 centimentros y es ancha.

Logré incorporarme un poco y le pedí que se sentara, me coloqué sobre sus piernas y él sacó mis senos de mi sujetador, devorándolos de una forma deliciosa, me pasaba la lengua alrededor de los pezones y después se los metía a la boca y los succionaba ferozmente, como si de ello dependiera su vida. En ese momento me dijo que tenía la fantasía de que una mujer se fingiese su madre y lo sedujera… yo estaba tan caliente que acepté y empecé a llamarlo “mi pequeño”, “mi niño”, “mi hijo favorito”, el me llamaba”mami” “mamita” y me pedía que le explicara lo que le estaba haciendo y por qué estaba tan caliente… como su mami, le ordené que se levantara, que me dejara el asiento a mi, que se arrodillara sobre el sofá, con sus rodillas a un lado de mis piernas y me diera su verga para mamarsela… lo mame con dulzura y suavidad, mientras masajeaba sus testiculos y seguia con mi dedo índice el camino de sus bolas a su culito, mi dedo completamente ensalivado, se volvía loco, me decía “mami, soy todo tuyo”.

Después empecé a chuparlo con mucha más ansia, este hombre me tenía loca, todo él estaba delicioso. Me masajeaba las tetas y me apretaba y jalaba los pezones, era una sensación deliciosa, mi chuchita estaba empapada y tuve mi primer orgasmo mamandosela a mi hijito… en ese momento él sintió venirse también y como su mami, le ordené que me diera toda su leche en la boca, su exitación llegó más allá y mientras apretaba mis tetas con una fuerza impresionante empece a sentir chorros de su leche caliente en mi boca, me la tomé toda y después lo acosté en la cama y lo lami todo hasta que quedó totalmente limpio.

Ahora me tocaba a mi… me senté en su cara y le dije: “mami quiere que te comas su chuchita hasta que tu verga este grande de nuevo y me la metas”, “si mamita lo que tu digas” me contestó. En ese momento, sacó su deliciosa lengua y empezó a estimular mi clitoris, que aumentó su tamaño al doble en cuestión de minutos… insertó un dedo en mi chucha y otro en mi culo, mientras me lamía furiosamente, empecé a sentir mi orgasmo y le dije: “a mami le gusta lo que haces hijito, no pares, hazlo más rápido, más”, “si mami, si mami lo que tu digas”… en ese momento, mmmmm, fue increible, empecé a sacudirme como nunca antes me había pasado, mi climax era superior a cualquier otro, senti como mis jugos salian a raudales y el se los bebia todos a grandes lenguetazos, quedé como desmayada, pero seguía sintiendo las contracciones del orgasmo y fue en ese momento en el que me dijo “te la meto mamita, ahorita mismo te la meto”, la entrada de su verga fue suprema, tuve otro orgasmo solo de sentirla dentro, toda ella, delicioso, me subió las piernas a sus hombros y se sostuvo de mis tetas mientras arremetía contra mi chuchita diciéndome que era la mami más rica del mundo y que me amaba, cuando él explotó dentro de mi, yo ya había terminado dos veces más… fue increible.

Nos metimos a bañar juntos y, como su mami, lo lave completito y él a mi, nos exitamos de nuevo y empezamos a masturbarnos mutuamente, hasta que le pedi que me cogiera por el culo. En ese momento me recargó contra la pared del cuarto de la regadera, escupió en su verga y en su mano, me metió dos dedos y luego tres para abrirme bien, me lubricó con los propios jugos de mi chuchita y me metió esa inmensa verga en en culo, yo sentía que iba del cielo al infierno cada vez que la metía y la sacaba. Al mismo tiempo, yo me estimulaba el clitoris y él se agarraba de mis anchas caderas para cogerme bien y fuerte por el culo. Sentí que se venía y le tomé una de sus manos y meti tres de sus dedos en mi chuchita, nos venimos delicioso y al mismo tiempo. Nos quedamos bajo el agua un buen rato más, abrazados y besándonos. El regresó a su país al día siguiente y no lo he vuelto a ver; sin embargo, me escribió diciéndome que vendrá a Quito en diciembre y que quiere ver a su mami, no aguanto ya las ganas de volverlo a sentir, fue delicioso.

Tan solo recordarlo me pongo caliente y se me humedece mi chuchita

miércoles, 25 de febrero de 2009

Un encuentro inusual en un hotel de Ecuador

Es una de de aquellas tardes calurosas de verano Andrea se dispuso a disfrutar de la piscina del hotel. Se puso el bikini que mejor le quedaba y bajó hacia la piscina. Se dio un chapuzón y luego comenzó a disfrutar del sol. Rapidamente recordó que en el hotel no había gente porque era cambio de temporada, por lo que decidió a hacer topless (igualmente la vergüenza no era su fuerte). A los pocos minutos de haber tomado esa decisión oye una voz que le susurra al oído.: “

Te puedo hacer compañía?” Ella atinó a taparse sus pechos, pero él la frenó diciendo “Cada uno tiene derecho a disfrutar del sol como quiera, no te inhibas ante mi”. Esa frase alcanzó para convencerla de que siguiera con el topless. A los pocos minutos ella (que se mostró muy complacida de la compañía del extraño) giró para tomar sol (dejando ver una tanga que lucía muy sexy) y le pidió a él que le pasara crema por la espalda. Obviamente él accedió al pedido y comenzó a esparcirle crema por la espalda muy suevamente, casi como un masaje.

Ella sentía sus manos y también sentía como su respiración era cada vez más intensa y su cuerpo comenzaba a calentarse por algo más que el sol. Al notar la excitación de ella, él se atrevió a pasarle bronceador por sus apetitosas nalgas y sus fornidas piernas, gesto que ella agradeció comenzando a mojar sutilmente su tanguita. Es así como ella no dudó en girar nuevamente para que él le pasara más crema, en este caso por las piernas, pero de frente. Fue en ese momento, cuando ella levantó la vista, y miró que debajo del short de aque hombre asomaba un grueso pene de esos que no acostumbraba a ver seguido. Sin embargo esperó que él termine de esparcir el bronceador por todo su cuerpo (especialmente por sus pechos) para invitarlo a que se desnudara y que estuviesen en igualdad de condiciones ante el sol.

El aquel hombre se quitó el short y, boca a arriba, comenzó a disfutar del sol natural. Fue ahí cuando ella, sin necesitar de la excusa del broceador, acercó lentamente su boca hacia su pecho, fue bajando poco a poco hasta encontrar con su lengua la punta de su pene, pocas tenían la habilidad de ella para levantar el pene y chuparlo sin la ayuda de sus manos, sólo con la lengua y la boca hizo que él emita unos gritos de placer desgarradores. El pensó que la mejor manera de devolverle el placer que le brindó ella era “pagarle con la misma moneda” y asi fue que la sentó en la orilla de la piscina, le pidió que se sacara la tanguita y él dentro de la piscina comenzó a jugar con su clítoris con la lengua. Le lamió lentamente los labios vaginales, luego introdujo su lengua hasta hacerla mojar mucho y ahí se comió a su concha con un placer que, a juzgar por la excitación de ella, fue mutuo.

Cuando la excitación era indominable, él la invitó a bajar a la piscina para introducir su miembro en su dilatado sexo, rítmicamente se dieron placer uno al otro rozandose con sus genitales en el agua y sus manos por todo el cuerpo. Antes de llegar al punto máximo de excitación, ambos, con la mirada, decidieron subir al borde de la piscina donde él esperaría boca arriba que ella se introduzca su miembro y lo coja hasta llegar al extasis total. Mientras él chupaba sus pechos y se excitaba más al ver entrar y salir a la concha de su socia cada vez más rápido hasta que ambos sintieron una explosión de placer que los inmovilizó primero y los hizo gemir al unísono luego. El final de la historia es un tierno y largo beso apasionado. Ambos se prometiron repetirlo quizás en un lecho más cómodo o en un lugar más extraño, sólo esperar gozar tanto o más que esta vez.

Hasta en cada cambio de estación se encuentran en aquel hotel y disfrutan en los lugares más discretos y en las habitaciones que son frente al mar.

jueves, 15 de enero de 2009

Mi vecina recién llegada

Edd y yo nos encontrábamos disfrutando de una tarde de sábado sin los niños. Mi marido había preparado unos cocktails Margarita, su especialidad y me leía un Penthouse desde el jakuzzi, mientras que descansaba en una hamaca. Los efectos del Sol dañando mis pechos desnudos, la bebida y la voz de mi esposo leyendo historias eróticas de otra gente, me puso bastante a tono.

Estaba tan absorta que ni siquiera me acordé de dar la vuelta para broncear la espalda. Era la primera vez que tomaba el sol este año y tenía los pechos bastante sensibles. Llegué a pensar que se me habían quemado los pezones. Se lo comenté a Edd y contestó que un buen masaje podría ser el remedio ideal. Salió de la piscina con el Pene completamente tieso y antes de que me tocara empecé a gemir de gusto. Por suerte, el jardín de nuestra casa está bastante aislado y tenemos intimidad en casos de emergencia sexual.

Me lamió los dedos de los pies y me provocó escalofríos. No tardé en pedirle que me diera su pene. El pene de mi marido siempre me ha puesto muy caliente. Lo tiene un poco largo, pero sí gordo, como un pequeño puño. Me complació colocando una pierna a la altura de mi cara, ofreciéndome una visión de su pene paradito. Empecé a mordisquearlo y seguí con mi lengua en la punta y en la zona posterior con movimientos rápidos. Edd bajó la cara hacia mí vagina que ya estaba mojadita como sí acabara de ducharla con agua caliente. Al acercarse, su vientre rozó mis pezones provocando dolor. Justo en el momento en que trataba de apartarlo, sonó el timbre de la puerta.

Con tanta exitación ni ganas de abrir la puerta, temiendo que fuera algún amigo de mis hijos, pero cuando insistieron por tercera vez, me puse una bata corta y fui a ver quién demonios era. Edd se metió de nuevo en el jakuzzi, molesto y frustrado. Cuando abrí la puerta y miré hacia abajo, vi un par de largas y bien contorneadas piernas. Fui subiendo la mirada y comprobé que nuestra visitante era una preciosa chica de pelo rojo y ojos verdes.

Hola que tal!- me dijo: me llamo Sandra y acabo de instalarme en el vecindario. Hizo una pausa y añadió que vendía cosméticos. La invité a pasar para que me enseñara sus productos y le pedí que nos acompañará a tomar unos cocktails en el jardín. Aceptó y me siguió. Se sentó bajo la sombrilla y después de prepararle un trago le presenté a Edd. Mientras nosotras charlábamos, mi marido sin salir del jakuzzi, bromeaba por el hecho de estar completamente desnudo. Sandra comentó que estaba acostumbrada a ver hombres en cueros, ya que tenía cuatro hermanos y vivió casada cinco años hasta que se divorció.

Fui mirando los productos que me ofrecía y como continuamente me apartaba la tela de la bata para no lastimarme los pezones, Sandra preguntó qué pasaba. Le dije que me había quemado con el sol y, sin dudarlo, me apartó la bata y me observó directamente los pechos. Comentó que tenía una crema que remediaría mi dolor de forma instantánea. Dicho y hecho, se levantó para ir a buscarla a su coche. Edd aprovechó su ausencia para mirarme y ronronear como un gato en celo. Cuando regresó, en lugar de darme la crema se ofreció para aplicarla. Varias veces me repitió que sería un masaje medicinal. Me tumbé en la hamaca y me bajé la bata. Comentó que tenía unos pechos muy bonitos. Cuando mi marido se levantó del jakuzzi la tenía un poco levantada. Sandra no pronunció palabra y siguió extendiendo la crema. Mis pezones comenzaron a despertar extrañas sensaciones. Al principio notaba calor, luego frío y mí entrepierna respondió a los estímulos con sucesivas y rápidas vibraciones. Sandra me preguntó si deseaba que me masajeara todo el cuerpo. Acepté con timidez.

Empezó trabajando mis hombros y cerré los ojos. De pronto sentí unas manos en mis pies y al abrir los ojos observé que Edd estaba arrodillado frente a mí, con una expresión muy lujuriosa en la cara, aplicándome la crema. Me estremecí cuando ella trazó círculos con sus dedos alrededor de mis pechos, aunque evitando rozar los pezones, mientras Edd pasaba sus manos a lo largo de mis piernas presionando con los nudillos... Entonces ocurrió algo extraño. Los pezones me quemaban, pero no de dolor, sino proporcionándome un gusto que jamás había experimentado.

Sandra vio cómo me los cogía y me apartó las manos para soplar sobre ellos. Se inclinó y puso los labios en el pezón izquierdo, mientras Edd se colocaba el derecho en la boca. Sus labios, adornados por un poblado mostacho, estaban duros y ansiosos, mientras que los de Sandra eran suaves y delicados. Al cabo de un rato, decidimos que había llegado el momento de entrar en la casa y tomar algo. Edd nos dio un vaso de agua con hielo a cada una, llenó una jarra y le seguimos a nuestro dormitorio. Tenemos una cama de agua tamaño gigante y una pared entera de espejo.

Me tumbé inmediatamente en el centro de la cama. Edd no tardó en colocarse a mí izquierda con la polla tiesa y a punto. Sandra se quedó de pie frente a nosotros y empezó a desnudarse con la pericia de una profesional. El espejo nos permitía verla por delante y por detrás. Cuando estuvo completamente desnuda frente a nosotros, mi coño empezó a palpitar con fuerza. Sandra tenía unas tetas grandes, perfectamente levantadas. Sus pezones eran tan pálidos que había que concentrarse para ver dónde empezaban, supongo que debido a que era pelirroja. Cuando le investigué la entrepierna, comprobé que tenía su conchita completamente depilada. Abrí las piernas. Lentamente trepó a la cama y dirigió su cara a mí chuchita mojada. Cuando al fín me rozó con sus labios, estaba tan acelerada que me corrí. Rodeó mí clítoris con los labios, respiró profundamente y procedió a chuparme todas partes con la lengua y los labios. Noté que se aproximaba un potente orgasmo. Edd, que hasta aquel momento había permanecido inactivo, se sentó sobre mi pecho y condujo su polla hacia mi boca. Yo había olvidado que me dolían los pezones y empecé a chuparle y a comerle su rica verga... Por el espejo ví que Sandra colocaba la mano en su vagina y se dedicaba a frotarse arriba y abajo. En unos segundos tuve un orgasmo impresionante. Primero, la conchita se me abrió como un mejillón al fuego y empezó a palpitar como de costumbre. Luego sentí unas rápidas e intensas contracciones en el estómago. Las piernas y la espalda se tensaron y la cabeza se me iba hacia uno y otro lado. Edd se mostraba encantado del trabajito bucal que le estaba haciendo y no cesaba de arremeter hacia mí, sujeto con las manos en la cabecera de la cama. Al correrse pegó un berrido bestial.

Sandra no paró de moverse hasta unos momentos después que su cuerpo se agitara al alcanzar el clímax. Estuvimos un rato descansando tumbados, sin dejar de acariciarnos y besarnos. Cuando recuperé las fuerzas, me coloqué entre las piernas de Sandra e hice algo que deseaba desde que le abrí la puerta. Acerqué la boca a su conchita que se notaba que estaba muy bien lubricadita con sus jugos vaginales y le metí la lengua en el interior de la vagina para iniciar un movimiento de bombeo, cada vez más rápido. Mientras me encontraba concentrada en esa tarea, noté que Edd me metía las manos por detrás y las iba bajando hasta llegar a mi mojada chuchita. Eso provocó un acelerón de mi lengua y Sandra gritó de gusto. Sentí mi conchita muy caliente y traté de relajarme para que pudiera hundírmelo hasta el fondo... Después de unas cuantas embestidas, metí la mano entre las piernas para alcanzar el clítoris. La sensación la concha de Sandra en mi boca y la verga bien paradita de Edd llenando mi vagina húmeda era más de lo humanamente soportable y no tardé en notar los primeros pinchazos de otro increíble orgasmo.

Hoy en Dia seguimos viéndonos cada vez que mis hijos van de paseo o a algun otro lugar y tenemso tiempo para hacer nuestras travesuras de placer.

Blogger Template | SimplyOrange

Historias reales que pasa cerca de ti, en lugares menos indicados, relatos erótikos de personas con deseos de amar y con el deseo de que tú participes. Comparte con todos nosotros tus experiencias exitantes y envíanos a nuestros mail: historiaserotikas@gmail.com (lugar, sexo, edad).
Loading...
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.